martes, 20 de octubre de 2015

RAÏS NEZA BONEZA: Current poetry of Congo



Raïs Neza Boneza (Democratic Republic of Congo (Ex-Zaire) in Africa, 1979). Currently lives in Norway where he works as a peace researcher and practitioner.  He is also a poet who besides writing his own poetry work to promote artistic expressions as a means to deal with conflicts and maintaining mental well-being and spiritual growth after surviving war. Although Boneza may sometimes at least have wished to forget his experiences of war in the conflict ridden Great Lake region, he has never forgotten about both the richness and misery of Africa.  He has lived in the east and in the west of the D. R. Congo, in Rwanda, in Burundi, and Uganda.  He has learned seven African languages as well as the European imperialistic languages and has got first-hand knowledge of the cultures of various ethnic groups in the region.  This background, combined with his sensitive artistic mind and his scholarly background including his collaboration with one of the founders of peace research Johan Galtung, has equipped his analytical faculties with unique instruments to extend the project that Galtung has developed since the mid 90', to the African continent. Beside , his work as consultant and lecturer for different NGOs and institution around world; He is the a co-convener for the Transcend Global; a network of specialist working for peace, development and The environment. His work is a premise pf peace, solidary and human dignity.
 Some works:
 Nomad, a refugee poet (2003): Poetry ISBN : 0-9726996-1-9
 Black Emerald (2004): Poetry ISBN:9788182530348
 Peace By African’s Peaceful Means (2005):Non-fiction ISBN-13: 978-1593440992
 Peace through African’s Peaceful Means (2003) : Non- fictionISBN:9788230000809
 Sounds of exile (2006): Poetry ISBN-13: 978-1411609907
 His debut novel ”“White Eldorado, Black Fever”(2013)” is the only work which has been originally translated from his French native language “ ”Eldorado blanc, Fievre Noire”(2013)”. In his debut novel,   he taps in his artistic background, a peace researcher and practitioner to create a work of fiction and fact to bring in the awareness about the conflict-minerals direct effects to communities and simple individuals in the Great-Lakes region of Africa.



The Worshipper

I climb the hill of my feelings
To satisfy my sight.
I seek to find …
My reason is lost.
In my estrangement my soul speaks.

Abandoned as a discarded plant
I look to thee;
All thy greatness is in my sight.

You leave your dwelling
As thy sun seeks its resting place.

I am rooted to your very being;
My branches cover your presence; You move under my shadow.

I understand with the vigor of thought, Thy body but with a glance.
I admire you without weariness
And explore you from discovery to wonder.

I praise thy sculptor,.
Him, the all-wise, the all-bestower
Who, beneath the pounding of my misled heart, Long ago fashioned your existence
For the accomplishment of compassion
And the gift of the essence of love.

I am the spirit who observes you; You do not know me,
Yet you are a reality well known by me.

Source of poetic water from above, Inspirational rain from the sky,
From thee my feelings are nurtured
Even in thy obscurity of me.

My words remain silent,
And for thee my existence still a fable, A dream that I shall never share,
A poem never to be written.




SECOND DIMENSION
Near his table rests a glass of water;
Through his window he  glances at passerby;
 He observes and always waits, waits, waits.

Bitterness nourishes his  being;
Subjected to  misunderstandings
And false airs of 'people'
He is a prisoner.

He sits, hands cupped  around his chin
Solemnly thinking.
In his dreaming, his  spirits escape
The world of hardships
And travel in the  expanses of the
Wild blue sky.

He leans on his table, half worried, half-contented.
In this place of his there is no compassion;
Evil prowls around its prey;
Rancor sings its melody of  morning.

A stranger to his land,
He melancholically sips from his glass-- A sip of freedom.

Marginalized and needy,
Very far is the wind of  liberty blowing for him
He is a clandestine, always without address,
Not a nomad, but a recluse  in the midst of humanity.

In his unbroken crystal  enclosure
He follows the echoes of  his silent screams.
A rock of madness, only  solitude answers him.

He startles!
His heart rapidly beats! He rises from his bed!
Ah! It's only a nightmare!




BLACK ESMERALDA

Following the light of the sky,
The star remains so far in the spaces,
 Alone in the garden of flickering lamps,
We talk to thee, my spark.           

Thee, black, yet a golden rose;
 Esmeralda of delighted lands,
Desiring to kiss your somber skin,
But the thorns around thee prevent me.    

In your indifference,
You reach for setting sun.
You wait for Orpheus, the enchanter,
We did not see the approach
Of the current of circumstances
Flowing with you towards the falls of uncertainty.           

Oh! White dove, seen yet untouchable.
Our eyes still fixed on one sacred desire;
With thee we want to share our treasure of love,
 But our kingdoms are waging war.    

We are the deprived prince in exile
On our mount, Pegasus, Riding from galaxy to galaxy. For you, Esmeralda,
I am a breath that silently passes by.       

My rose, my fragrant flower,
I am but for you
A memory that has been born dead.      





HOMESTEAD

Alone on the border of the great Tanganyika
Stands the kraal of drummers.
Alone on the river of the Ruzizi plains,
Stands the empire of the Inanga poets.
They sing and relate.
Arise the cadence of modern thunder
Stifling these glorious songs and the rich poems!

The children of thunder against the Ubushingatahe wisdom
The ancient replaced by immorality;
 Ancestral truths replaced by profanation.

In the paternal enclosure haunts lie;
The words of the wise Bagabo, forgotten: They violate and betray!
Now, raise the sun
On the great summit of the Bugamba.
 Hope is piercing the heavens:
The gentle rain of a Kwizera raconteur
Falling once again on a parched earth.

                            The children of thunder return to the bosom of their ancestors
To revive the song of peace in the Urugo homestead.

                                                    Burundi, Bujumbura






jueves, 1 de octubre de 2015

TÂNIA TOMÉ: Poesia atual do Moçambique


Tânia Tomé (1980). Poeta, cantora, compositora, economista e socio-activista do Moçambique. Presidente da Associação cultural Showesia, ganhou diversos prémios em todas suas areas como economista, como poeta e como cantora. Têm dois livros de poesia publicados em Angola, Moçambique e Brasil são eles o Agarra-me o sol por trás e Conversas com a sombra. Têm vários cds de música publicados. Participa em diversas antologias internacionais  chinesa, espanhola, sul africana, alemã e é uma das artistas mais internacionais do seu país participando em diversos festivais de música e poesia.
www.taniatome.com
www.facebook.com/taniateresatome

Do livro Agarra-me o sol por trás



Abril esconde-nos
nas sinuosas curvas
das palavras.
Desabrocha
uma falésia
na embriaguez
do meu canto.
Aí se turva a linha
no instante
em que estamos
dentro
um do outro
dentro.
A-MAR-ME-TE




Estrelas no chão
deitadas de ventre
Rio incestuoso
onde a noite
tem caroço
Incêndios
Não me salves,
selva-me!
SELVAME




Me ancoraste
exactamente aqui
onde te rio.
Ri comigo
meu amor,
como se amplia
o cais.
RIO




Agarra-me
o sol
por trás.
Escuta no vento
a tua mão
secreta.

ABISMO SOL A DENTRO




miércoles, 30 de septiembre de 2015

CÉLESTIN NIYONIZIGIYE: La poésie actuelle Burundi


Célestin Niyonizigiye est né au Burundi en 1970 dans une famille élargie chrétienne. Après des études secondaires en pédagogie, il a suivi un premier cycle à l’université en sciences de l’éducation. À cause de l’insécurité qui régnait dans son pays, il a été contraint de s’exiler au Kenya où il a dispensé des cours de français pendant quatorze ans. Depuis 2009, il réside au Canada. En 2012, il a participé à l’écriture d’un ouvrage collectif intitulé Reflets de nos âmes unies paru chez Edilivre.

Sélection de Au coeur de l’Afrique, quand la colombe chasse les vautours. Edilivre, France 2012

Calme et charme sans arme
C’était un matin d’été chargé de brouillards;
Temps passé à délirer tel un vrai soûlard.
Un matin sans précédent où le rêve d’être
Héros bouillonnait, bouleversant tout mon être;
Jour où le lauréat de l’école de vengeance
Devait aller sur le terrain sans réticence;
Jour décisif où quelqu’un devait être cuit;
Jour où un faux chemin allait être détruit.
Rugissant, m’écriant, je faisais des va-et-vient;
Tantôt des pompages, tantôt des coups de poings;
Tantôt défiant les lions comme tout imprudent;
Tantôt tirant dans l’air tout en grinçant des dents.
Les préparatifs achevés, je pris mon sabre*
Et ma fronde pour me ruer ensuite au macabre.
Soudain, une idée de faire adieux aux parents
Survint à l’esprit agité mais transparent:
« Oh ! Qu’est-ce qui te prend notre cher dérivé ? »
Me demandèrent-ils d’un ton si énervé.
« Je dois venger vos frères et soeurs ! Ce jeudi,
Et je me sens si hardi pour l’acte. » ai-je dit.
D’une voix de tendresse mêlée à la peur;
Ma mère cria, puis souligna de tout son coeur:
« Quelque vaillant, puissant ou brave que tu sois
Tu ne pourras point les ressusciter. Reçois
Et grave ces mots dans ton esprit, fais-en loi
Qui guide ta morale, qu’ils soient de ta foi.
Je sentis la main de mon père posée sur
Mon épaule et ouïs*sa voix vibrante et pure:
« Mon cher fils, la vengeance appartient à Dieu,
Ne salis pas ta main par ces combats odieux. »
Choqué, j’ai laissé tomber le sabre et la fronde*
Par terre, me plongeant dans une nuit profonde
Où la conscience me montrait ma cruauté
Et la non-violence prouvait sa primauté.
A travers mes larmes, je regardais mon père
Faire le feu. Loin, je vis revenir ma mère
Qui était partie appeler tous les voisins
Afin de mettre fin à ce jeu enfantin.
Dans un silence de mort, autour du foyer*,
On suivait mot à mot le discours émaillé*
Des mots d’amour et de pardon que notre sage
Prononçait et transmettait en divin message.
A terme, le public gai embrasa mes armes

Et depuis, j’ai retrouvé mon calme et mon charme.



lunes, 28 de septiembre de 2015

LESEGO RAMPOLOKENG: Poesía Actual de África



Lesego Rampolokeng (1965, Soweto, South Africa). Poet, playwright, novelist, essayist and documentary film-maker.



WORD DOWN THE LINE
20 years in
Centuries down the line
The poets are hurting

The dreams’ corruption
Screams in the night and
The seams come apart in
Bill of Rights & Constitution
They hymen an apparition

Blac publishing    radic nourishing
To Cry Rage    in the Lie-Age    
                 of pain’s lineage
Shame is the Blacker hues
Makhafula up to James Matthews

If I could sing
Daar’s kak in die land
(tune from the claws of satan
strummed behind the doors of parliament)
blood-tide rises with slaughter-current

march of the blackstorm
from no sanctuary in freedom
minds’ Molotov explosion
all the insurrection way back home

blood-splutter paint
on the cracked walls of the cranium
megawatts in the AMANDLA name
for the power-game
but) who’ll pay the bill of reparation
when what was stolen
is that which is Human
ridden   from here to a mine-dump

the Richter registration
of) worker ants & termites
marching on feet that are broken-
scales of justice
& peace hanging in the balance
of a snapped brainstem
democracy-scam
celebration of a sham
& THAT is my WORD down the LINE





martes, 23 de septiembre de 2014

MARCEL KEMADJOU. Poesía Actual de Camerún



Marcel Kemadjou. (Camerún). Nació en Duala en 1970, ciudad en la cual actualmente vive y trabaja. Es mercero de profesión, tiene su local en el mercado popular de Mboppi en Douala; Coordinador de la asociación Libro Abierto y del Festival Internacional de Poesía 3V, desde 2007 reúne anualmente a poetas, artistas visuales y músicos sobre un mismo escenario de encuentros e intercambios. Habla y escribe el Medumba, el francés, el inglés y el español. Igualmente ejerce como traductor literario. Publicó varios libros de poesía, tanto individualmente como en antologías. También es cronista y participó en numerosos festivales en África y América Latina.

Traducción por Soraya Mendía Gutiérrez


Diez palabras para cantar los orígenes
(fragmento)







3

He aquí el momento de aceptar la ofrenda de la fuente. Es feliz de brotar al canto de la codorniz. La hierba muerta acepta la inmovilización de los pasos en un susurro monótono. Las ramas del árbol están cargadas de agua que bajan para regar los rostros del rocío.
Y el poeta llega en el centro del bosque sagrado. Hay un árbol. Un árbol que el cielo pide prestado para descender sobre la tierra; un árbol del que la tierra se sirve para lanzarse sobre la cama del cielo. El poeta ofrece el aceite que lubrica a los mundos y les permite bailar, él ofrece el vino que abre los ojos que se encuentran detrás la cabeza y se entera de que la fuente es la puerta que se vincula entre los dos mundos.
La mañana abre el ojo congelado por los ritos. Una puerta se abrió por donde el sol se ofrecía a la tierra y el poeta no puede impedirse el ofrecer a su vez su primera sonrisa a cambio del rayo de alegría que su corazón acaba de aclamar.

Queda recorrer el valle de dioses, el jugar donde las mariposas robaron a las flores los secretos de su belleza para empapar sus alas. El agua desciende de la montaña con murmullos graciosos. La fuente es la mensajera de los silencios que se hacen palabra, la mensajera de las palabras mudas que se hacen canto.





domingo, 14 de septiembre de 2014

Edmond François NGAGOUM. POESÍA ACTUAL DE CAMERÚN



Edmond François NGAGOUM (Cameroum, 1987). Estudiante, escribe cada día inspirándose en la rica Historia del continente africano. Sus  influencias son numerosas y compartidas. Futurista de sentimiento, se pregunta sobre los cambios actuales de la sociedad y observa atentamente la escena política en su país Camerún. Obras: Cánticos Juveniles, 2013 Editorial Edilivre, El yo que habla, 2014 Editorial Edilivre. La muchacha que me hace daño (inédito).

Traducción del francés al castellano por Soraya Mendía Gutiérrez.





Idilio…


El sol tiene una capa azul
Cubre a la ruidosa ciudad
Y su color amarillento tiñó el cráneo
Reluciente de la muchedumbre,
Inmensa multitud grisácea se apretuja en la calle
Como las gaviotas de un amanecer  primaveral.

Las golondrinas están selladas de un silencio mortuorio
El himno cacofónico de una ciudad que desde hace mucho tiempo
Sufre diariamente en busca del pan de vida.

Y bajo un pálido torbellino de papel
Se me apareció una fina silueta
Tan fina, fina y graciosa
Como los cantos imprecisos de los mamíferos en gestación.

El sol brilló aún más
Y el tiempo suspendió su curso,
Mi respiración se fue, tranquila, segura y luego
Definitivamente.

Mi pobre corazón perdió energía
Y una traidora gota de sudor se deslizó
Por mi cara enamorada.

Ella, mi fina silueta patinó
En el lodo de mis sueños
Para hundirse en mi busto Shakesperiano

Por un segundo infinito, traté de ocultar mi torpeza
Y tosí mi pulmón polvoriento…
Vi soñar despierto la cena donde se maldicen los Hombres
Seríamos el deseo de los Dioses…
Cantaré al amor
Con la fuerza de mil provocadoras amazonas.

Pero cuando la lucidez vino nuevamente en mí,
La bella silueta desapareció!

Las nobles historias tienen guirnaldas,
Pero las nuestras son una quimera.
Mi bella gitana núbil,
En esta vida de miseria
A donde llevaste mi idilio lunático?




Acrósticos como Herman Ntoka


Ven  a mí
Amigo (a)… Vivir el romance que hoy es un suplicio, porque
La pareja dentro de su alfabeto le falta el igual. El amor
Está maltratando a los jóvenes
No existe que para recordar que el
Tocarse, acariciarse es importante
Ignoras que
Nosotros vivimos la civilización de concreto?

En donde las infecciones y otras extrañezas
Sexualmente
Transmisible se producen bien en nuestra época
A pesar  de los consejos.
En quién quejarse puesto que
No tenemos padres
Abriremos la idea del sacrificio?
Mantendremos el conocimiento reflexivo
O mostraremos la superficial herida
Recordando que, el universo juvenil se desnuda 
Automáticamente, siendo todos adeptos de pornoworld.
De que compadecerse entonces?  Energías perdidas que
Oprimen todos esos amoríos temporales…
De que compadecerse entonces? 
Energías perdidas…

Dirán que somos
Idealistas?  Pero
En realidad, cambiar a veces los esquemas
Uniformes de la verdad permite domesticar nuestra
Decepción. Los hombres son
Obnubilados por una odisea que
No se repite!  El amor no puede forzarse. Pero
No te ilusiones. El músculo ayuda a
Experimentar, a sentir lo superficial de un esperar el día para derramar lágrimas.
Esther es una muchacha bien, al igual que todas las que tienen la "e" en su nombre…





Místicos…


Si me pidieran formular tres deseos…
El primero sería para el Hombre Chamite
Quién sabe leer con la belleza del  verbo la línea de un  mañana incierto
Y que sonríe con el corazón al prójimo, por el simple placer del gesto
El segundo sería por tu Historia, madre-África
Tú que llenas mis días de alegría
Y mis noches de silencios tropicales
A pesar del ruido de las capitales
Dónde se reúnen las transparencias de los sueños

El tercero sería para mi Tierra, África
Quién por sí sola alimenta a la humanidad entera
Y  pronto sus nuevos mil millones de inquilinos

En realidad… si se me pidiera formular tres deseos,
Los pediría para ti, Provincia del África
Tú, mi  más noble ideal





Para entrar…

Si vienes del…
Lado donde se oculta  el sol tardío
Verás de lejos la lámpara
Que alumbra y que vigila…

Entonces acércate
Extranjero cansado
Deshazte de los dolores del mundo
Y abre tu corazón al viento fresco que viene de Tanganyika

Purifica tus falanges en los bordes del arroyo centenario
Que pasa por las limas de la concesión
Y cubre el lado de la tierra andada
Para lanzar semillas de esperanza

Esperando que pase la temporada
Al refugio de un mundo cien veces amargado
No pruebes los dátiles sagrados
Sin lanzar las semillas de la esperanza
Siempre ha sido así

Y allá solamente, busca
Una mulata
Para engrasarte la panza
Marcarte en la membrana umbilical tu nombre
Y mantenerte en calor
Cuando en invierno será lento el morir

Ves?  La vida en mi casa
Es  tranquila y cierta
No permanezcas al margen de los ecos hirientes del mundo
Y no sueñes que todo será tan fácil

La lluvia no caerá y la cosecha tardía será frágil
Pero encontraras en otro un hombro donde apoyarte
Y en su corazón alguna esperanza para revivir




                                                                                        de Mi yo que habla



       
Vendrás…


mucho tiempo después que  yo
Y te encontrarás de pie, sonriendo
Como un infeliz en África
Que vive arrodillado sobre una  protuberancia de cemento
Vendrás hijo mío
A esta tierra
Y como yo voltearas   
La mirada hacia el siguiente día nublado

Que nulo discurso viene
A golpear esta dura y triste realidad
Que se asemeja a un medicamento

Nuestra tierra a la que amo
Por encima de todo
Penosamente está marcada
África es un mundo mágico
Más allá de todas tus esperanzas
Y de todos tus pensamientos
La naturaleza viva se extiende
De un polo al otro
Y las alegrías de la vida se encuentran colocadas
En nuestras cunas a partir de nuestro nacimiento. 

África es bella
Bella por sus Hombres
Y sus tierras, demasiado bella.

Pero no impide el amarla. 

Ama a nuestra patria con todas tus fuerzas
Amala en lo más profundo de tu piel
Sueña con ella relumbrante
Como las gotas del Nilo
En período de alegría





Camila


Mi preciosa Camila
Te encontraré mañana al amanecer?
Seré recibido por tu primogénita?

Dónde me hará sentar, en el porche?
En la esperanza de esperar lo inexistente

Habrás tomado el tren?
Para irte a esa alejada región,
En búsqueda de la felicidad que nos rechazaron!

Y mi amor por ti
Y mi estancia en ti
No era más que un presagio?
Oh! tan pronto has olvidado 

Bajo este mismo eucalipto, te vivo
Tu gracia me conquistó y me avivó el deseo
Tu suave piel de ébano y tus pulposos labios se reflejaron al diapasón
Entonces quería gritar,
Pero más bien oré.

La Monzón y el viento matinal del amor juvenil se reunieron
Profundamente, de manera natural e inocente
Pero Camila con una mirada de momia
Le veo un deseo,
De abandonarme, de dejarme,
Pero esta aspiración que tenemos millares de jóvenes,
Este deseo de huir, este deseo de partir.


A donde quieren ir? Nos preguntarían nuestros ancestros
Qué en este mundo tan triste
Será más reconfortante que el amor?

Qué es lo más noble para que sea necesario el arriesgarlo todo,
Incluso la gran felicidad de ser tiernamente amado!
           



                                                        de Cánticos Juveniles





Mamá, cuéntame una historia


Cuéntame una historia alrededor del fuego
Para conmoverme  y dormirme.
Una de esas epopeyas fabulosas
Que son las de mis abuelos y sus antepasados.

Cuéntame una historia que me enriquecerá
Y me guiará. Una de esas historias
Que calman la brasa brillante del fuego,
Que reconfortan los fantasmas de las obsesiones
Que se dibujan sobre las paredes de la cabaña.

Mamá, háblame de tu infancia, de
Tu país. De las calles que te vieron crecer,
De las canciones que aprendiste.

El leñador mide el gran árbol,
Y nadie puede hacerlo mejor que tu.
Háblame de esas guerras que fertilizaron con sangre
El triste suelo.
Sangre de cabra
Sangre de traidor  
Sangre de sacerdote
Sangre roja como el río.
Sangre de hombres inactivos,
Que defendieron los deseos efímeros y materiales.

Eran hermanos, los que fueron nuestros padres
Iban más allá del horizonte, armados de valor
Llevados por el viento.
Esas guerras de honores y entrañas,
De libertad y de esperanza.
Expiraron las armas en mano, la patria en corazón.

Háblame de esos héroes, háblame Mamá,

Tú que los has conocido bien.
Sóplame algo para decirles a los antepasados
Para que ellos me acepten,
Y cualquier cosa para dejarles a los hijos,
Pobres niños.
Pobres infelices, si supieran, vivir para otros, toda una vida.
Mamá, cuéntame de donde viene el arcoíris.
Que es ese lugar de donde venimos y a dónde van los muertos. 
Háblame de esas ciudades que fueron
Bosques y ciénagas,
De esa naturaleza pasible,
Del bosque tranquilo,
Del agua que pasa,
Del pájaro que silba,
De la planta que florece,
Y de las frutas que caen.

Háblame incluso de tus sueños,
Y de esas Máscaras
Cuéntame una historia de vacas, de leones y
De dinosaurios. Háblame de insectos,
De todas esas cosas que dan a esta
Triste vida un sentido.
   
Háblame de moral
Háblame de la vida de la comunidad
Háblame de mujeres y de muchachas desnudas.

Llévame más allá de los arroyos
Y de los valles,
Dónde el eco ruidoso de la paloma embriaga
A el viajero y le ofrece una percha.

Mamá dame, un poco de esa
Sabiduría que te dejaron los ancestros. 



                                                                   de Canticos Juveniles