miércoles, 12 de diciembre de 2012

Cuatro poetas actuales de Camerún

Estos poemas han sido grabados sobre telas y colgados en varios hospitales de Duala, Bafusam y Fumbot durante el festival Internacional 3V realizado hace unas semanas, para decorar los cuartos de los enfermos y ayudarles a consolar sus sufrimientos.

Marcel Kemadjou Njanke



Le matin remue
les cauris du sourire,
la joie distribue
ses charmantes fleurs…
Et le cœur s’amuse
sur la piste de danse
         De la Vie.


La mañana sacude
las cauris de la sonrisa,
la alegría comparte
sus flores encantadoras...
Y el corazón se regocija
en la pista de danza
         de la Vida.
MARCEL KEMADJOU NJANKE



Le feu du poème
éclaire le ciel couvert
et invite au chant du réveil
porté par les oiseaux.


el fuego en el poema
desvela el cielo nublado
e invita al canto del despertar
llevado por los pájaros
GILBERT TCHOUPA



D'un seul bras...
un ciel bleu
d'un seul cœur...
une belle nuit.


con un solo brazo...
un cielo azul
con todo el corazón
una buena noche.
NGAGOUM EDMOND FRANCOIS




Contempler le soleil,
le soir.
Déposer une rose
sur une page.


Contemplar el sol,
por el atardecer.
Colocar una rosa
en una página.
 JOSIANE KOUAGHEU



Traducción al castellano de Marcel Kemadjou

jueves, 6 de septiembre de 2012

DAVID NOLOUPAR. POESÍA ACTUAL DE CAMERÚN


 
 
David Noloupar,  su verdadero nombre es Louis Parfait Noah. Joven escritor y poeta Camerunés. Trabaja en una empresa de publicidad. Ha publicado una novela, ‘L’amour étonne’, ‘El amor sorprende’ así como sus poemas en revistas locales y fuera del país.

 

 

ANTIGUN

 

Mi sueño me lleva a menudo me lleva siempre

A las orillas de un país con flores

Una brisa dulce barre hierbas carnosas

Donde todos los cuerpos y todos las almas

Juguetean sin efectos secundarios.

 

Allí corre un Ogoué claro una Sanaga exuberante

Donde nadan sin duelo los contrarios de la Verdad.

Nunca Dios el Señor se ve allí

Serpentear la sidra amarga de los llantos.

 

Mi sueño me lleva a menudo me lleva siempre

En ese país donde el rojo y el púrpura

No colorean más que vidas foliáceas vidas con nervaduras

Y donde el durmiente del valle se despierta.

 

Pero es un sueño que no me sigue

En mis sueños irrisorios en mis tranquilos descansos

El humor de mi silencioso inconsciente

A veces fúnebre pero siempre humillante

Rechaza las ayudas imaginarias de mis votos.

 

Debilidades vilezas y alegrías alcoholizados

De mi raza mundial me encuentran bajo las sábanas.

Mi humilde mente no teme las lágrimas

Los placeres ocasionales y las armas de la sobrevivencia.

 

Encuentro un cierto día

Debajo de las pelotillas del cielo y lejos de los árboles maltratados

Las riquezas mecánicas y las herrumbres humanas.

Mi sueño es lo de un paraíso ausente.

 

No obstante al foro de los poetas y de los aedos

A mi anónimo le gustan los crisantemos y las crisomelas

Los vientos apacibles y los pequeños ratones

Me gustan las carcajadas y los abrazos espontáneos

Y se me dirá todo toda mi impotencia infecundo

Quiero mucho mi semilla desde ahora voluntaria

Para que lejos de la suerte de Edipo o de su hija

Ella rechaza haciendo muecas como hoy

Los fuegos mortales y los gases apocalípticos.

 

                      20 aout 2009

jueves, 5 de abril de 2012

NIYONIZIGIYE CELESTIN. Poesía Actual de Burundí

Niyonizigiye Celestin que nació en 1970 es un poeta burundés que vive en el destierro en Canadá. Es Docente de francés desde hace 14 años. Se prepara a publicar su primer poemario.





HUÉRFANA DE MADRE VIVA



No soy una sonámbula. No soy una soñadora.

No soy una profeta, aún menos una hechicera.

No soy nada más que una pedigüeña del amor, Una mendiga de la justicia.



Nacidos de una  lindísima  madre que se llama Burundi; somos tres gemelos predadores.



Un día a uno de los tres hermanos le gustó acapararse nuestra madre; es así como el fuego se enciende. De los insultos a las riñas, de las riñas al combate, del combate al fratricidio.

Hija infeliz decidió humildemente ir a nacer en otra parte.

¡Oh! Mi querida madre Burundi, desde lejos te veo, más lejana de ti.

Te veo resplandeciente en el horizonte, te veo brillante mi querida madre Burundi.

Te veo rodeada de monstruos y de un gran océano de fuego que me impiden Alcanzarte.



¿Vivir? ¡No! la vida es mi inmenso enemigo.

¿Morir? ¡No! La muerte me ha rechazado. No vivo, sobrevivo, y como vegetales vegeto.

¡Dios Señor! Por favor, sálvame de la mugre, dame la alegría.



Querido Padre líbrame de este desierto de miseria donde vago ejecutando un aire de misterios de la tierra.

¡Bondad Divina! Dime tu morada, te encontraré acá y te presentaré mis lamentos.

¿Dónde estás? ¿Estás en el universo? Subiré las nubes, atravesaré el sol, subiré las paredes de la luna para verte en tu morada y presentarte mis gemidos.

¿Te encuentras en el centro de la tierra? Me hundiré al fondo de los océanos,

Atravesaré el núcleo de la tierra para encontrarte en tu morada y presentarte mis lloriqueos.

¿Bondad divina por quién me tomas?

Hay en este mundo una criatura tan desdeñada, tan desheredada, tan despreciada como  yo. Enséñame en el mundo un animal que no tenga casa. Enséñame en el mundo un objeto sin propietario.

¿Dios Señor, por qué me has separada de mi madre antes del destete? ¡Necesito aún tu leche materna!

Los pájaros van a Burundi y regresan sanos y salvos. ¿Señor soy yo menos importante que las aves de corral?

¿Los ríos corren en Burundi y salen sin problemas, Dios Señor, soy yo menos importante que el agua?

El sol y la luna viajan en Burundi con toda seguridad. ¿Dios Señor soy yo menos importante que los astros?

El viento sopla libremente en Burundi, desde el norte hasta el sur, desde el oeste hasta el este como si fuera a casa de su madre. ¿Dios Señor soy yo menos importante que el soplo?



Queridos hermanos africanos no me llamen extranjera, estoy en mi país “África.”

Raza humana no me llame extranjera, yo estoy en mi país “planeta Tierra”.



Querida madre,



no me gusta ser llamada huérfana mientras que vivas todavía.

Escríbeme sobre las hojas de los árboles, el viento me la mandará.



Traducción al castellano de Marcel Kemadjou.

martes, 27 de marzo de 2012

RAIS NEZA BONEZA. Poesía Actual de la República democrática de Congo


Rais Neza Boneza nació en 1979 en la provincia de Katanga en la República democrática de Congo. Vive hoy en Noruega. Es poeta, escritor y activista de la paz. Sus obras publicadas son: ‘Nómada, un poeta refugiado’; ‘Esmeralda negra’; y ‘Cómo conseguir la Paz con medios africanos’.



Vientos africanos



Vientos salinos,

Imágenes de ganado y de pastores,

Vida difícil del desierto,

Espejismo de ciudades de sal distantes.



Vientos Mandinga,

Cantos místicos Bantú,

Vientos del Nilo,

Manantial de leche pura.

Verdadero sentido de la existencia,

Zumos de los mitos de tiempos primeros,



Vientos de las cumbres,

Olas de naturaleza verde.

Encarnación de sonidos misteriosos,

Vientos tropicales, cazando,

Los verdaderos propietarios aletargados de tierra virgen.



Vientos de los sonidos,

Del Norte al Sur de Este a Oeste,

Abriendo el camino a la noche y al día,

Negro y Blanco, vibrando en la inmovilidad.



Vientos de colores múltiples,

Diversos como fueron las flores en el Edén.

¡Sí ! La madre patria es rica

De los lagos a los ríos a los desiertos a los montes.

Canto de un continente, madre de la civilización,

Bello surgimiento, buscando la unidad

Eres la perla de la tierra,

Perla de grandeza incomparable.


Traducción al castellano de Marcel Kemadjou